El Blog de Alove Cosmetics

abril19

Consejos para cuidar tu piel de los rayos solares

En cualquier situación dónde el Sol este presente es muy importante protegerse adecuadamente para graves problemas de piel.

Sin una protección adecuada, el resultado suele ser una quemadura que provoca desagradables síntomas, como ardor, sensación de calor y picor. La quemadura solar puede afectar a muchas áreas del cuerpo, e incluso, puede llegar a producir síntomas generales como fiebre, náuseas y problemas circulatorios.

Las lesiones provocados por el exceso de Sol las podemos evitar teniendo en cuenta unas medidas básicas de protección.

  1. Evitar el sol al mediodía

Evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día (de 12 del mediodía a 15 de la tarde).

Los niños menores de dos años no deben exponerse directamente a la luz del sol ni a la intensidad de los rayos UVA durante el día. Incluso a la sombra, es muy importante protegerse adecuadamente.

  1. Elegir el factor de protección solar adecuado

Usar crema solar es fundamental cuando uno se va a exponer al sol. Pero además, es importante elegir un factor de protección que sea adecuado y se adapte al tipo de piel y a la intensidad de los rayos UVA. Cada 2 horas aproximadamente debemos repetir el uso tópico de nuestra crema de protección solar.

  1. Usar suficiente protector solar

Usar siempre grandes cantidades de protector solar. Como norma general, un adulto suele necesitar aproximadamente 35 gramos de crema solar para cubrirse totalmente el cuerpo, lo que corresponde aproximadamente a cuatro cucharadas grandes. Además, es importante echarse crema regularmente porque el protector solar se elimina con el sudor, con el roce de la tela (por ejemplo, el bañador o la toalla) o al bañarse.

 

  1. Protegerse con antelación

Después de aplicar la loción, se debe esperar entre 20 y 30 minutos antes de tomar el sol. Esto es debido a que no todos los protectores actúan de inmediato y algunos tardan unos minutos en hacer efecto.

  1. Protección solar desde el interior

Las personas especialmente sensibles al sol deben reforzar la protección de la crema con antioxidantes adicionales como la vitamina E, el licopeno, el betacaroteno o los polifenoles.

  1. La ropa también protege

Como alternativa o complemento del protector solar adecuado, la ropa también puede proteger la piel: los pantalones largos y las camisas ofrecen una protección eficaz contra los componentes de la luz solar. Además, se debe usar un sombrero o una gorra. El factor de protección contra los rayos UVA varía dependiendo del color, el tipo de material, la densidad de las fibras y el grosor.

  1. No olvidar las gafas de sol

Los ojos también necesitan una protección adecuada contra la radiación solar. Por lo tanto, es muy importante usar gafas de sol homologadas.

  1. Cuidados tras la exposición al sol

Si ya se ha producido la quemadura, se debe evitar cualquier tipo de contacto con la luz solar hasta que la quemadura haya sanado completamente.

Es recomendable beber líquidos en abundancia. Sobre todo, agua y zumos mezclados con agua mineral.

Aplicar cremas hidratantes especiales que ayuden a la cicatrización de las áreas afectadas de la piel.

  • Escrito por javier bonilla
  • 1 Etiquetas
  • 0 Comentarios

CATEGORÍAS Dermoconsejos

COMENTARIOS